08 agosto, 2010

Estrellita mía de mi corazón



Había millones de estrellitas en el cielo y yo arranqué una y la sostuve en mi mano tanto como pude pero era su peso tanto que no la pude contener y la dejé regresar al cielo; quise tomarla de nuevo pero sentí que quemaba, vi mis manos humanas y que aquella era estrella y que no habían cuentos verdaderos en donde alguien pudiera robar una estrella y quedarse con ella, entonces la dejé donde estaba, ¿a quién se le ocurre enamorarse de una estrella? Ahora mi estrella buscará una estrella y lloraré por ella tanto como pueda y cuando no haya más que llorar entenderé que las estrellas y los humanos no se mezclan.

Yo quisiera que mi estrella regresara conmigo, que me regañe por tonta, por decir estupideces, que la llave de su corazón la tengo yo y que nadie más puede abrir, que me confiese que no me puede olvidar porque efectivamente no estábamos equivocados y la verdad una sola es: el universo nos hizo para que estemos juntos, así dispares y que todo esto es un pausa loca a la que no debió hacerme caso. Si eso pasara yo sabría que esa estrellita siempre fue mía y ella sabría que mi locura empezó cuando me enamoré de ella.

Pero eso ¿será que pasará?... o es oasis otra vez? porque escribo para una estrella que no me lee, para un amor que va muriendo como murieron las estrellas hace millones de años, de las que solo queda una luz de recuerdo y la podés mirar pero debés saber que no tardará en extinguirse cual se apagan las estrellas, la mirás pero no está allí es solo una sombra que no te acampaña, lo que ves es un recuerdo que te sigue pero que está a millones de años luz y ya no viaja con vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?