01 agosto, 2010

Que se vaya con julio...



Naufragué en un charquito de estrellas,
sólo quería navegar, poner mis ganas por velas
y el mar llené llorando por ella.
Un sueño anclado en la luna,
No pude ver orilla ninguna y, normal
que naufragase a su vera,
entre la espuma que acaricia y atropella;
como un verso de un poema que escribí,
se van borrando tus huellas.
Mi ilusión es la cometa que se eleva
y que se estrella contra mí, contra mí, contra mí.

¿Y dónde están los mares de verdad, gélidos?
Y aquella brisa que apagaba poco a poco el sol,
¿dónde quedó? Las noches mágicas, ¿te acuerdas?,
de charquitos y de estrellas.

Esta noche iba a brillar la luna,
pero la tormenta la asustó.
Mañana, cuando salga el sol,
se reirá de ella, pero de nosotros no.
Esta noche hay miles de estrellas
y una mágica y radiante luna llena.

Y aquel charquito de estrellas
resultó ser un desierto:
sólo un espejismo de arena y de sal,
de risas hoy verdaderas.
Suelta velas y verás mi cometa
que se eleva y que se va, que se va, que se va...

¿y dónde están los sueños de verdad, cálidos?
Y las tormentas de caricias
donde el huracán, amándonos.
La noche es grande y es eterna,
ya no hay charcos; sólo estrellas.

Esta noche brillará la luna,
porque la tormenta es nuestro amor, amor, amor.
Mañana, cuando salga el sol; llorará de envidia
por ella y por lo que pasó.
Esta noche hay miles de estrellas
y una mágica y radiante luna llena.

¿Dónde están los mares de verdad?
¿Y las tormentas de caricias donde el huracán?


Podría alguien notificarle a mi doctor que realmente sufro de locura, que mi enfermedad es más grave que su diagnóstico; que necesito que me recete algo para el olvido, ojalá algo fuerte tan narcótico como lo que siento.

Que me medique de forma que se me adormezca el pensamiento. Que me haga cirugía y me lo extirpe del corazón, que lo saque como pueda pero que no quede nada adentro. Que use mucha anestesia hasta que su recuerdo se bloquee y ya no sienta sus palabras vagando en mi mente. Que me dé algo para recuperar la cordura y superar su ausencia.
Que me prescriba analgésicos para que la memoria no duela y que así tan rápido como se adueño de todo, me libere porque que yo necesito seguir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?