05 septiembre, 2010

Vida

Hoy vi la más tierna y amarga imagen del mundo, lo vi a mi sobrino sentarse en el borde de la cama, y con sus pequeños bracitos formar una argollita de amor para rodear el corazón de un viejo.
Y allí sin decir mucho, lo vi a mi viejito soltar una lágrima angustiosa y contenida, una que no quiere dejarse salir porque le apena, porque no quiere mortificar pero se desborda porque es inmensamente humana.

Y yo no me pude contener y salí corriendo porque me asusta que me lo esté robando poco a poco, y que ya no podamos pelear ni yo pueda hacerlo reír, que ya la realidad sea tan dura que se acaben las historias dulces para vivir...

Yo quisiera besar sus manitas y prometerle como alguna vez me lo prometió que todo estará bien pero yo no sé si eso será así...




Awww... me lo como a besos por bello. Me encanta escuchar musiquita con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?