29 octubre, 2010

Cachito de luna


Yo quería creer que habría un momento de los dos, en las que las agujas se detuvieran y nos dijeran que por fin había llegado nuestro tiempo... Pero ese "nuestro" tiempo se extinguió, el que yo pinté, el que dibujé junto a un corazón tan enorme como el mío, al que le asigné los más hermosos colores y al que todas las noches me sentaba a recitarle a un cuento con final feliz. De repente, se siente extraño pensar que nunca germinará ese tiempo, que no es el quien quiere abrazarme esta noche y quien quiere iluminar estos testigos ilusos, que no lo es y que nunca lo fue.

Si querés saber cómo me siento, te diré que me siento bien, aferrándome a las decisiones que convienen, restringiendo los suspiros y guardándolos en la caja que estoy reservando para vos. 
Estos días han sido buenos, en su mayoría alejarme de eso que me causa daño ha sido la cura a mi mal; no niego que he tenido 2 ó 3 breves episodios para pensar en el que hubiera pasado si... si... si estuviéramos juntos ahorita, si nada malo hubiera pasado... en si... son esos lapsos torpes y cortos. Estoy aprendiendo a ignorarlos y a seguir con el día.


 En fin...
Ayer me contaron un cuento loco de una desquiciada lunática que decíase tenía un corazón de chocolate, un corazón que podría derretirse de amor al escuchar tu nombre, al sentirte cerca, al saber que podía ser tuya y que, a su vez, podías ser enteramente suyo. Y esa loca psicótica de la que habla el cuento loco esperó largo tiempo en su cachito de luna, miró pasar los trenes, las bestias, los caminantes; quiso sonreirles pero temió caerse del cachito de luna y no poder regresar a él. Así que se durmió  esperando en el cachito de luna y nadie pudo despertarla, eternamente durmió soñando que alguien la despertaba.

Sólo te pido que no me dejés dormir para siempre...




Sí, Floricienta, una cancioncilla culiola de la que me acordé hace unos días. -.- Está bonita.

24 octubre, 2010

Tiempo que me tortura, sigo de cabanga...

Advertencia: Me agarró cabanga de repente, si me van a poner que necesito terapia mejor ni lean, era chistoso antes pero ahora me pone más depre. -.-


"El tiempo es el mejor de los autores, siempre encuentra un final perfecto" (Chaplin)

La torta es que ahora el tiempo me actúa a ratos como enemigo, cuando estaba ocupada y atareada con las siete mil cosas del día, mis pensamientos locos competían con todo eso y les costaba tomar un espacio entre tantas faenas. Mas ahora estoy huyendo de mi cuarto que me llena de recuerdos, cualquier lugar de esa casa tiene algo que decirme sobre él, lugares específicos en donde se tatuaron conversaciones, sonrojos, risas y llantos. El tiempo me está matando, de a poquitos, de memorias. Antes añoraba las pocas horas al día que podía pasar en mi casa, ahora estoy esperando una excusa para escaparme y así no tener que estar ahí para pensar en eso.

Tiempo, tiempo, tiempo, estúpido tiempo que pasa tan lento, ¿cuánto más hace falta para no quererlo tanto, para no extrañar a ese tarado que se ríe con otra? :(

Debido a esto y por mi salud mental (la poca que me queda), he tomado una decisión, me voy a dar unas vacaciones emocionales y voy a dejar de leer sobre lo mucho que se quieren y todas las estupideces que se dicen; la verdad solo lo hacía para saber cómo estaba pero mi cabeza se vuelve loca y piensa millones de cosas que están pasando y ya no lo soporto, se me hace tan triste que comparta con otra las cosas lindas que le pasan, todo eso era mío y sólo mío y ahora me mata no poder estar ahí para celebrarlo con él.  

En fin, voy a dejarlo libre para que sea feliz; porque mi vida se lo merece: que lo quieran, que lo chineen, que lo traten lindo, que sonría de amor y de ilusión, que haga planes y sueñe a ser feliz con una persona perfecta para él, con la que pueda tener muchos bebés perfectitos. Esto porque yo creo merecer lo mismo, porque ese sueño se rompió pero vendrán, a su tiempo, sueños lindos de colores que necesitarán ser soñados y yo quiero estar lista para ellos.

Oficialmente me voy de vacaciones porque ya es tiempo, porque esa casa me tenía harta con sus tormentosos recuerdos, se acerca mi cumpleaños y quiero pasarla bien y obligar al tiempo a pasar más rápido y enseñarle a ser más benevolente conmigo, que me deje de ver como enemiga; porque tiempo, que pases, tiempo, es lo que yo necesito.


Me gusta

Está bien, te diré que me gusta...

Me gusta la tenacidad que te hace sonsacarme una sonrisa, con la que me repetís esa verdad que me niego a oir, con la que aguardás en silencio cuando me desboco con mis torpes miles de palabras desaforadas, con la que le seguís el juego a mis locas conspiraciones, con la que me mirás pacientemente.

Me gusta el esfuerzo con el que te aguantás la risa para no hacerme enojar, con el que intentás entenderme aunque es más que obvio que no entendés nada, con el que me convencés de no quedarme en casa llorando una noche más.

Me gusta la incondicionalidad que supera mis manías; las clasifica y las ordena por colores, tamaños y formas. Me gusta la paciencia con la que escuchás este peso que me duele, con la que esperás sin esperar nada, con la que sostenés dentro de vos las palabras que me confunden.

Me gusta cuando callás a falta de palabras correctas.
Me gusta que sabés cuando no hacerme caso, cuando ignorar mis advertencias.
Me gusta que sigás acá a pesar de lo que digo. 

Realmente me gustan nuestras noches color musgo.

23 octubre, 2010

Actualización de estado

Anoche andaba de cabanga, ya sé que de cabanga no le gusto pero acaso a mi eso me importa. De todas formas, ya me siento mejor.

Rayito de luna

El reloj marcó las 11 y todos apagaron las luces, furtivamente me he escapado para buscar un poco de luz de luna... que "qué pienso tanto?"- me preguntan, yo digo: -"nada, en nadie...".
Sólo quiero escuchar la música, mirar sin ganas, sonreír un poco; quiero estar aquí para no estar allá  porque allá me despedazan, me torturan, me lastiman y ya no quiero estar sola con ellos. 
Cuando regrese a casa haré un picadillo con ellos, los desmembraré y uno a uno los iré triturando hasta que pierdan su forma, su olor y su encanto, hasta que no se distinga uno de otro y sean solo un montículo de masa uniforme, sin gracia ni memoria. 
-No, no, que así solita como vine, así solita me voy.
Que el único que quiero que me secuestre esta noche es el rayito de luna que dulce me mira desde arriba, que se ofreció a acompañarme en silencio para no dejarme sola con mis pensamientos.

22 octubre, 2010

Declaración pública

¡Qué mierda! El tiempo libre me está matando... varias cosas tengo en la cabeza que necesito sacar.
1. Me gustaría decir muchas cosas malas sobre la insípida ésa pero en honor a la verdad, parece una buena muchacha, parece tan ilusa como yo y cómo no se va a dejar encantar por él... Yo odiándola sin razón, cuando él fue quien le dio ese lugar que supuestamente me pertenecía y eso desde mucho antes de... Pfff... me duele...
2. El amor que me juró era parte de un efecto óptico.
3. Me duele toda la culpabilidad que he sentido desde aquel día, pensando que yo me había equivocado, que mis miedos eran infundados; para vanir a darme cuenta pasado el tiempo que todas sus promesas eternas eran fantasía, se alimentaban de la ilusión, y fueran escritas en acrílico en donde se borra fácilmente y se desaparecen con la misma rapidez con las que las dijo. Soy una retarada, retrasada emocional es lo que soy, por creerme tantas cosas, por creerle que era diferente, por todo... Demasiado tonta.
4. No voy a tomar una decisión apresurada a causa de esto, tengo un camino muy fácil para olvidarme, de repente siento ganas de dejarme querer como me ha dicho, pero así no se hace; yo tengo la capacidad para amar a alguien eternamente, cuando salió de mi boca por vez primera ese tipo de promesa fue porque así era y es. Y ahora cambiar el cassette y afrontar que tengo que apagar la última vela duele porque yo sí tenía la capacidad para hacerlo...
5. Quiero estar sola, lo necesito, quiero un tiempo conmigo; no quiero más atenciones ni alimentar las esperanzas de nadie. Ni quiero que pretenda transformarse en el príncipe que yo espero. No quiero escuchar más promesas, ni cuentos, ni historias, ni ideas, no quiero saber de eso.
6. Estoy convencida de que hay alguien que me amará como siempre soñé, cómo alguna vez me lo prometieron y sé que cuando lo vea sabré que es él y hasta este momento no lo he visto, ese día me voy a dejar querer con ganas.
7. Que sea feliz, se lo deseo de mi alma; porque no tuvo culpa de haberse creído que realmente estaba enamorado ni que yo se lo haya creído. Se merece ser feliz aunque no sea conmigo.
8. Esto no es una nota para que se preocupen, sientan pena o compasión. Sólo necesitaba desahogarme porque lo entienda o no, aunque sea muy claro, igual me duele...
Todas las cosas en mi vida marchan más que bien...

21 octubre, 2010

Algo contigo

¡Qué escena!...

 


Debe ser lo más celestial bailar así pegaditos con el corazón en las manos...

Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo...

¿Te cuento un sueño loco?
El timbre sonó y yo abrí la puerta y te besé, te besé y te besé tantas, tantas veces que perdimos la cuenta.

Corazón de cedro

En un corazón de acrílico se escribe y se borra, se limpia y se sigue. Pero en un corazón de cedro, cada letra atestigua lo que grabaste en él.

Ayer me hablaron de un lugar en donde se lijan corazones, los pulen y los pintan pero se deben dejar en custodia un par de días...

18 octubre, 2010

Paréntesis

Otro breve espacio para desahogarme, sí, ya sé, son demasiado frecuentes pero dadas las circunstancias no lo puedo expresar en otro lugar y necesito sacarlo de mi. Frecuentemente, con respecto a esto, me preguntan cosas que evado responder porque no quiero hablar del tema o porque sé que si las respondo entraría en razón y dejaría de tomarme este espacio esquizofrénico para hablar de lo mismo una vez tras otra. En fin, a partir de este momento, está en completa libertad de ignorlo porque no es nada poético, es más bien sonámbulo y netamente personal y absurdo (bueno, como la mayoría de mis ideas).

He tenido bastante tiempo libre, lo cual ha implicado no sólo descanso, si no dedicación a una tarea deprimente que me hace daño pero sigo practicando; ¿por qué? ni idea, aunque sé que no debería es como inevitable a ratos. Pero hoy ocurrió algo, me he topado con las fechas de los mensajes y me he puesto a calcular los meses que han pasado y... hoooooorror total, son tantos como el tiempo dulce que estuvimos bien y, ni aún así, restando los altibajos lo supera por mucho. Entonces, analizando en términos de "my time", según la especialista que se contiene por encerrarme, he caído en cuenta que ha sido más que suficiente, de hecho ha desbordado la línea de lo suficiente.

Pero el problema es que todavía lo amo, no me explico cómo se puede amar a alguien que no hace nada para que lo ame; que extrañe la tarde de hoy acostados en el sillón mirando la tele, el fin de semana pasado perdiéndonos en algún lugar escondido diseñado para los dos,  el calor que sólo  provocan dos cuerpos amándose; mientras sé que otros harían piruetas por mí, yo sigo con mi cabeza enfrascada en un sentimiento irracional que no quiero soltar porque no son las características de su persona las que me estremecen, es sólo la idea de él, de saber que era él, únicamente él. Y en el mundo habrían personas que podrían superarlo en virtudes pero ninguno sería él y eso es lo que no quiero soltar porque hubo su tiempo en que pensé que era para mí y yo para él. ¿Qué pasa ahora? Entre muchas cosas me doy cuenta que, siendo yo una psicótica desquiciada excéntrica y particular ser humano, necesito alguien que tenga el temple como para soportarme o, bien, que me ame tanto tanto  como para que pueda amortiguar la locura que me ultraja y me atraviesa cada día. Y es más que obvio que no es él, eso duele... duele mucho; fácilmente él puede hacer su vida con quien quiera, está diseñado para eso, porque todos los seres humanos normales pueden hacerlo, él lo sabe, yo lo sabía pero me negaba a aceptarlo porque quería que fuera conmigo. Que ese niño perfectito por error mío se enamoró de mí, por también equivocación suya; porque sé que a cómo me olvida, se puede enamorar de cualquier otra, sé que abundan mujeres lindas y buenas y cualquiera podría ser; ese era mi temor infundado; al que le di rienda y vi como premonición de esta realidad fría que me golpea a ratos el pecho. 
(Insisto esto es un desahogo netamente personal, no se preocupe en terminarlo).

Hace algún tiempo yo tomé una decisión que me costaron sus besos, sus mimos y abrazos, que me costó todo lo que extraño; con el fin de evitarme extrañarlo más de lo que ya sabía extrañarlo y amarlo más de lo que ya sabía amarlo, yo no hubiera resistido quererlo un poquito más. En mi cabeza, la operación debía ir en reversa e irse borrando poco a poco hasta desvanecerse y enmendarse el error cometido... so, hoy escribió que era feliz y realmente me alegré por él, me pareció justo haberlo librado de mí y de mis ideas locas, yo no era para él y, por consiguiente, él no era para mí. Pero ¿qué ha pasado conmigo? ¿cuánto más debo seguir con la cabeza llena de nubes? Éste tendría que ser mi basta.

¿Que qué quiero yo? Quiero que de todas las mujeres del mundo, no te imaginés con otra que no sea yo; que no podás amarla a ninguna como me amás a mi; que no podás soñarte con nadie más que no sea conmigo; que en tu corazón sólo quepa mi nombre y que cuando yo llegue a él, me sienta en casa. No quiero que me lo prometás, ni que me lo propongás como sentencia romántica de la noche; quiero que me amés hoy, mañana, pasado hasta que el tiempo deje de ser tiempo y sea sólo ocasión para amarnos. ¿Es demasiado? Porque yo no me imagino con nadie que no sea con vos, porque no podría amar a nadie más de lo que te amo a vos, porque no me puedo soñar con nadie más, no hay otro nombre que quepa en mi corazón que no sea el tuyo, porque yo sé que puedo amarte eternamente. Yo no quiero sonreír ni ruborizarme con otro, no quiero bailar ni divertirme con nadie más, no quiero intentarlo si quiera porque, en mi interior sé o al menos eso quiero creer, que el día que te encuentre yo sabré que sos vos quien esperé y de quien estaba enamorada. Y esto de ahorita es que estaba alucionando un poco y que te confundí con Agustín.

17 octubre, 2010

Si no sabes volar


"Si no sabes volar, pierdes el tiempo conmigo"

Demasiado buena esta película...

Utopía, Benedetti


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía.


Te enamoraste de mí por accidente, por error mío y equivocación tuya, como una broma cruel del destino y yo me enamoré de vos... me enamoré porque no había forma de evitarlo... 

Noche color musgo

Era una noche color musgo pero los caminantes eran incoloros.
El chico le dijo a la chica: -"yo podría amarte más de lo que nadie te ha amado" y ella se ruborizó y no supo qué decir, luego rió y le dijo irónicamente: -"¿y cómo sabes vos cuánto me han amado?"
"Sólo sé que yo podría amarte más de lo que nadie te ha amado"- respondió él...

Me gusta bailar, puedo estar bailando con alguien pero, a la vez, estar bailando sola; me encanta la música que recorre mi cuerpo, me libera y no me censura pero odio cuando me toman de la mano y me exigen estar presente en conversaciones melódicas y retóricas.

"Que yo quiero estar sola"- le dije; porque me basta con mirarle a los ojos para saber que no es a él a quien yo espero, que sus promesas tienen el mismo dejo de aquél que cree saber qué me falta aún cuando ni yo misma lo sé. Que odio cuando intenta hacerme ruborizar y lo logra, que no sé qué pretende con ponerme nerviosa, que no sé cómo explicarle que yo quiero estar sola... bailando con ese pensamiento loco que tengo las noches oscuras en las que no se ve nada en el cielo.

A veces pienso que si no me tomara el tiempo para extrañarlo y pensarlo, ya estaría en una página nueva. Son esas noches húmedas, color musgo, en donde todo crece sin pedir permiso.

13 octubre, 2010

A casi media noche

Una nota de casi media noche...
Aplica la misma regla que en las otras... nada poético ni ufano, solo simple tontería adornada de palabras más, palabras menos.

Qué tal si el amor real empieza enamorándote de un alma y no de una persona en un momento para que si el momento acaba no muera con él, el amor...

Solo un poco de escabrosa basura que se saca cuando ya casi llega la media noche.

Cuando no duela...

-¿Y ud. cuándo se va a dejar querer?
-Cuando no duela...

Y el caracolito tuvo una idea y se subió por el tallo para besar una a una las hojas y recorrerlas con lenitiva ternura y la florecita pensó en lo mucho que duelen ciertos besos...


Yo tengo dos ciudades enteras para que las tomes,
tengo celosos duendecillos que cuidan de tu cofre
tengo acá en el vientre una cuna vacía,
 un beso dulce de membrillo, un abrazo eterno
que empieza en la mañana y acaba en un solo cuerpo;
 Yo tengo, mi amor, una mano que pide la tuya
y un corazón que solo conoce tu nombre.





09 octubre, 2010

Ojitos de lluvia

-¿Y esos ojitos de lluvia?
-Nada, es solo que les gusta recordar...

Tengo un nudo en el pecho que sube hasta mi garganta y me extrangula la voz, no quiero hablar del tema... aunque sí quiero, quiero porque si lo cuento parecerá menos pesado. Le advierto que es demasiado irracional para ser entendido, tan épico que tendría que empezar a creer en dragones, castillos y caballeros de armadura, tan absurdo que pensará que lo soñé una noche loca de copas de vino.

Yo tenía un loco amor de ensueño que me cortaba la respiración, me elevaba sobre mis pies y me hacía sonreír como la más estúpida. Vivíamos en un mundito aparte construido para los dos, en donde no había reglas ni protocolos, en donde nos escondíamos del mundo loco de abajo para hacernos felices el uno al otro; inflamos el globo a puras promesas, juramentos y votos; lo poblamos de amor, le dimos hijos, nietos y bisnietos y envejecimos juntos en él. Un mal día, un agujero negro se tragó el mundo nuestro y yo me quedé sin él y él se fue sin mi; todo se desvaneció, no tomamos nada con nosotros, solo asumimos que ese mundo ya no existía y que no había forma alguna de que regresáramos a él. Él se fue a vivir lejos y yo me quedé abajo viviendo en un llano, a ratos cuando veo el cielo despejado y la noche se torna oscura veo el hueco que dejó nuestro mundo en el cielo, y compadezco al mundo nuevo en el que vivo porque si conociera el mundo de ensueño que yo dejé entendería porque tengo ojitos de lluvia. Yo quisiera recoger los pedacitos de recuerdos de nuestro mundo extinto para meterlos en la cajita vacía que él dejó, echarlos ahí para irlos guardando... guardando para algún día reconstruir el mundo loco de los dos; pero cada que tomo uno, sus aristas me cortan las manos y la sangre que brota pasa de dulce a ácida y hace arder las heridas. A ratos los dejo caer cual rocío y espero a que se vayan después del alba, a ratos los tomo con pinzas o me pongo las guantes, a ratos sólo extiendo mis manos y los rescato en el aire. (A ratos, mi amor, solo quisiera que estuvieras aquí para recoger los pedacitos conmigo). Algunas noches yo sólo evito mirar al cielo; por eso es que odio contar estrellas, mientras otros me hablan de su soberbio resplandor y de la majestuosidad de la luz que emiten, yo quisiera solo confesarles que el mundo que yo tenía brillaba más que la luna, el sol y las estrellas juntos pero quién me va a creer si los únicos testigos éramos él y yo y él no está aquí.
¿Les parece aterrador? Aterradora es la ausencia de ese mundo de los dos; aterrador es que tengamos lo que necesitamos en estos mundos nuevos; aterrador es no saber si habrá día para reconstruir nuestro mundo.
Yo sufro porque leo entre líneas y trato de convencerme que en algún lugar él todavía recuerda ese pequeño mundo de los dos y lo extraña como yo, que algún día me dirá que de todos sus mundos habitados, ninguno se compara con el nuestro. Pero esa es mi fantasía y de ella no hay testigos, solo estos ojitos de lluvia.

Como te echo de menos... versión Unplugged

Existe un niño que vive en mi
jugando a no quererte
pero hace tanto ruido este olvido
que no te pude escuchar...

Recordar que ya no estás
que cuando hay olas en el mar,
y cuando no también...


Cuando me siento sereno
cuando te echo de menos
Hoy puede pasar, hoy es uno de esos momentos.....

Y cuando llega el mes de abril
y cuando quiero ir al desierto
acabo siempre haciendo un nuevo intento por saber de ti
cuando decido mejorar, cuando me digo esto no es vivir
me desespero y en este mundo no encuentro alivio
y apareces en lo ajeno, no sabes cuanto te echo de menos...


Tú me besas yo me hundo
y sé que nadie en este mundo apagaría
ni tu fuego ni mi sed...

Y cuando hay olas en el mar..
cuando hay calma y tempestad
y cuando no también...
cuando me siento sereno
cuando te echo de menos hoy puede pasar...
hoy es uno de esos momentos

tú me besas yo me hundo y sé...
que nadie en este mundo
entendería ni tu fuego ni mi sed
si tú me besas yo me hundo y sé...
que nadie en este mundo apagaría
este fuego y esta sed

Ni tu fuego ni mi sed....

08 octubre, 2010

Su voz

Su voz me sabe a mar, me huele a la arena sobre la que quiero dormir.
Su voz me deshidrata, se arrincona en cada espacio recóndito de mi.
Su voz es ceniza que aún me abrasa y me desgaja; es riachuelo que me recorre y no se detiene; su voz es lluvia y yo escampo adentro para no dejar que me moje el alma.
No era perfecta su voz pero era de él y yo moría cuando la oía.
Ayer otra voz vino a recordármela y pensé en lo mucho que la extraño. Qué daría yo por escuchar su voz una vez más, con ese dejo alegre y nervioso que adoptaba cuando planeábamos esa vida juntos o con el murmullo seductor con que me erizaba la piel a promesas. 
Su voz, con la que me decía te amo, con la que el mundo me cambiaba, con la que yo dejaba de ser  yo para ser una loca, psicótica enamorada.
Su voz es mía porque yo la guardo y cuando se ahoga yo la rescato para sentirla en mi cuerpo de nuevo.

Botella al mar

Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles.

Benedetti

05 octubre, 2010

Ay, Neruda...

Es que yo me puedo morir con Neruda...

Soneto II

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,
qué soledad errante hasta tu compañía!
Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.
En Taltal no amanece aún la primavera.
Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,
juntos desde la ropa a las raíces,
juntos de otoño, de agua, de caderas,
hasta ser sólo tú, sólo yo juntos.
Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,
la desembocadura del agua de Boroa,
pensar que separados por trenes y naciones
tú y yo teníamos que simplemente amarnos,
con todos confundidos, con hombres y mujeres,
con la tierra que implanta y educa los claveles.

Cavilaciones innecesarias de media noche

Este será un pequeño y breve momento de debilidad, durará el tiempo que demora este recuerdo en apaciguarse en esta cabecita testaruda, será menor al tiempo que este sedicioso corazón necesita para armar una revuelta. Prometo que será sucinto y nadie notará que lo tuve porque usaré mucha lejía para desvanecer cada pusilánime palabra que amenace con categorizar de endeble mi ánimo, se esfumará antes de intentar cambiar algo. 

No podría menoscabar el temple y el positivo talante que con dolorosa perseverancia he mantenido, no voy a desacreditarme pues hacia adentro se siente tan bien que sería injusto conmigo misma no aplaudir mis avances... es solo que, de repente, después de tanto tiempo hoy me ha asaltado un meláncolico recuerdo, es ese cuadro hermoso que habíamos pintado y me duele que las figuras en él ya no se distingan, que ya no seamos él y yo, que no pueda aferrarme a que estaremos eternamente retratados en ese pedazo de lienzo que, ofendiendo al tiempo, no variará pero en este cuadro que tengo ahora son solo manchas acuosas que prometen un rostro nuevo pero que no entienden que a mi qué me importa un rostro nuevo si no va a ser el de él; si en este cuadro abstracto no hay ni una sola lucha de mañana con mi gruñoncito precioso ni hay ni una sola risa que compartamos.

Por otra parte, más rabia me da ser solo yo quien sufre de estas irracionales letanías que no me llevan más que a la misma conclusión, en donde ignoro las formas que he descubierto de como amarlo menos y olvidarlo más rápido; ¿quién se enloda con este corazón indómito y le explica cómo es que funciona la realidad?

Pues nada, si alguna vez seguimos señales, tocará seguirlas ahora y terminar de aceptar que estamos en lugares distintos, que mientras en esta casa se le ama con absoluta y torpe irracionalidad; en aquella yo solo soy un mal recuerdo. Eso duele pero es necesario.
Este fue un breve espacio de debilidad para soñarlo un ratito y despertarme abruptamente a cachetadas, no le doy más ocasión al corazón de que haga de las suyas. Simplemente sacudiendo las rodillas, me levanto y sigo mi camino...