24 octubre, 2010

Me gusta

Está bien, te diré que me gusta...

Me gusta la tenacidad que te hace sonsacarme una sonrisa, con la que me repetís esa verdad que me niego a oir, con la que aguardás en silencio cuando me desboco con mis torpes miles de palabras desaforadas, con la que le seguís el juego a mis locas conspiraciones, con la que me mirás pacientemente.

Me gusta el esfuerzo con el que te aguantás la risa para no hacerme enojar, con el que intentás entenderme aunque es más que obvio que no entendés nada, con el que me convencés de no quedarme en casa llorando una noche más.

Me gusta la incondicionalidad que supera mis manías; las clasifica y las ordena por colores, tamaños y formas. Me gusta la paciencia con la que escuchás este peso que me duele, con la que esperás sin esperar nada, con la que sostenés dentro de vos las palabras que me confunden.

Me gusta cuando callás a falta de palabras correctas.
Me gusta que sabés cuando no hacerme caso, cuando ignorar mis advertencias.
Me gusta que sigás acá a pesar de lo que digo. 

Realmente me gustan nuestras noches color musgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?