08 octubre, 2010

Su voz

Su voz me sabe a mar, me huele a la arena sobre la que quiero dormir.
Su voz me deshidrata, se arrincona en cada espacio recóndito de mi.
Su voz es ceniza que aún me abrasa y me desgaja; es riachuelo que me recorre y no se detiene; su voz es lluvia y yo escampo adentro para no dejar que me moje el alma.
No era perfecta su voz pero era de él y yo moría cuando la oía.
Ayer otra voz vino a recordármela y pensé en lo mucho que la extraño. Qué daría yo por escuchar su voz una vez más, con ese dejo alegre y nervioso que adoptaba cuando planeábamos esa vida juntos o con el murmullo seductor con que me erizaba la piel a promesas. 
Su voz, con la que me decía te amo, con la que el mundo me cambiaba, con la que yo dejaba de ser  yo para ser una loca, psicótica enamorada.
Su voz es mía porque yo la guardo y cuando se ahoga yo la rescato para sentirla en mi cuerpo de nuevo.

3 comentarios:

  1. PENELOPE, LLEVO TIEMPO LEYENDOLE, ESCRIBE MUY BIEN, DEBERIA HACER UN LIBRO CON SU HISTORIA, SEA A QUIEN AME, NO DEBERIA ABORTAR, SI ES QUE ES REALIDAD, SI ES QUE ES PARTE DEL ARTE PARA SU BLOG, IGUALMENTE ES CASI REAL, Y ES UNA BUENA HISTORIA.

    POR ACA SEGUIRE ADMIRANDOLE SU ARTE.

    UN GUSTO PENELOPE.

    MARVO.

    ResponderEliminar
  2. Gracias... Si asumo que la vida es arte entonces es arte; lo mío es diario, desahogo y catarsis, que si no lo escribo no tendría más lugar adentro adonde guardarlo.
    Gracias por leer.

    ResponderEliminar
  3. Bravo!!! que texto tan hermoso y bien logrado!

    Yo amo la voz de la mujer que amo, de la mujer que me ama, y una sola palabra de ella, altera el universo.

    Deshora.

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?