28 noviembre, 2010

Asanas en la playa

Voy a llevar mi ipod y mi yoga a la playa para desentonar con esa ave que canta. Voy a tomar mi tiempo para ir a cazar un lugar escondido y compartirlo algún día con vos y cuando lo halle me sentaré en la arena y no diré nada, le pediré inquilinato a este cangrejillo torpe que tiene tanto miedo de mí como yo de él, que no se atreve a salir porque es demasiado tímido. 
Apagaré entonces mi música y no seré por este tiempo ni langosta, gato, vaca o camello, mucho menos cangrejo; dejaré mis asanas para que no me tengás miedo; seré solo yo en la playa recostada a la par de un cangrejo pendejo, esperando que deje sus miedos y me pida que me quede a vivir aquí con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?