02 noviembre, 2010

...

Él se fue hacia el norte, ella tomó camino hacia el sur  y se prometieron ambos no volver a pisar ese mismo sendero. Hay promesas que duelen.

Honestamente no sé qué hacer para olvidarme de ese camino que me duele hoy, mi estúpido mapa no funciona. Podría amarlo tanto que el mismo presente me sería insuficiente, el mañana no rendiría y el futuro sería solo una excusa. Pero no es él, pero no es él... No lo es y eso es lo que más duele... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?