09 noviembre, 2010

Cantan los sapos

-¿Y su príncipe cómo está?
-Mi príncipe no está...

Afuera croan los sapos, he trancado la puerta muy fuerte para no oírlos, he cerrado las celosías y bajado las persianas. He puesto mucho papel bajo la puerta para que no se filtren sus ruidos. Sapos ruidosos, sapos coquetos, sapos hábiles, pretenciosos; sapos enamorados de la luna, que buscan princesas imaginarias para que los besen, sapos que no saben que hay dentro de la casa.

Cantan los sapos, y todos juran que su canto es distinto. A mi casi todos me suenan igual.

Adentro yo corto orégano para disfrazar el olor a su olvido, amargo olor a orégano que invade la casa y me hace pensar en el sapo que toca la puerta; -oye, fantasma, ve y ponle doble llave a la puerta, que por esta noche ya no quiero besar más sapos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?