24 febrero, 2011

Algo que estuve pensando

Es solo una cosa pequeña. Lo podría trabajar más pero es justo lo que siento.
Te amé no por lo que decís o por la grandeza de tu discurso o por las palabras elocuentes que usás, no por la imagen que con tanto esmero te dedicaste a formar ni por lo que todos saben o conocen de vos. Te amé por lo que eras cuando estabas conmigo,  cuando abandonabas todos esos atavios de hombre y me mostrabas ese corazoncito de niño. De eso estaba yo enamorada profundamente, hasta los huesos, hasta enmudecer; hasta todo, hasta que me dolía lo mucho que te quería; porque tenía de vos eso que nadie podia apreciar porque era solo mío, ese espacio en donde tu esencia pura y cristalina era mi único afrodisiaco, ese espacio en donde bajabas la guardia y podía conocer aquello que nadie conoce. 
¿Cómo no me iba a enamorar de vos? Era inevitable.

Eso era todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?