26 febrero, 2011

Almas desnudas

Me gusta desnudarte pero más me gusta mirar cómo poco a poco te vas quitando tus ropas.
Me encanta tu carita pudorosa, ese instante justo de titubeo en que te digo que no tengas miedo y aunque muero de pánico por dejar caer mis vestidos espero impaciente que desabroches cada botón, ver cómo tiembla tu pulso al hacerlo y cómo esa gota fría recorre presurosa mi espalda.
Adoro ese espacio en que desaparecen los miedos y solo somos vos y yo y no importa nadie, no me interesa más que contemplarte abandonando todas tus armaduras, protegiendo tu cuerpo en el mío, bajando la guardia; presentándonos el uno al otro solo un alma desnuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?