11 febrero, 2011

Detengamos el tránsito

Sí, San Valentín, corazones por doquier, canciones reculiolas y un café con ella te parece la cosa más asombrosa... Hmmm... 

Un cuadro más sublime: te bajás lentamente del carro y con toda la paciencia le extendés la mano a tu novia por más de ¿cuántos? 40? 50 años?, a la que le robaste la adolescencia para atesorarla contigo durante tantas décadas ya que ha sido tanto el tiempo que has estado con ella que no concebirías la vida de otra forma más que con ella. Y ¿qué pasa con su paso? es tan lento como el tuyo, tanto que parece que se detiene el tiempo para esperarlos a los dos tan solo bajarse del auto pero los ojos mortales solo perciben que detenés el tráfico y alguien comenta grotesmente y yo solo pienso qué amor más grande que aquel que te mira envejecer pero se rejuvenece cuando le extendés la mano a la que será por siempre y eternamente tu novia quinceañera, no importa que te estorbe el bastón.


Esa es la clase de amor que podría enloquecerme...
¿Una tarjeta? una cena? entradas para el concierto? Mejor extendeme la mano y detengamos el tránsito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?