03 marzo, 2011

Arrecife

Ya no quiero navegar más, es que ya no puedo, que se acaben las aguas desconocidas.


Anclemos esta promesa, yo te entrego mi barca y vos encargate de llenarla hasta que pese tanto que no tenga otra opción que convertirse en arrecife. La adornaré de los musgos más variados, le haré crecer corales y  empezaremos el mundo de nuevo, le veremos crecer cientos de peces multicolores a los que les pondremos nombres. Sumergite conmigo, entregame tu aliento y que no te haga falta respirar y yo te llevaré a explorar lo profundo; quitame los miedos, hacé que me crezcan agallas para quedarme allá abajo con vos. Uní tu corazón al mío y hagamos de él un hogar, un ecosistema escondido para que vivamos los dos.
Y pasarán los siglos y se seguirá hablando, no se dejarán de hacer reseñas de esa promesa anclada en el fondo del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?