24 abril, 2011

Ideas pequeñas

He aprendido que no hay ideas pequeñas, solo visiones limitadas que las conciben de ese tamaño, una idea puede madurar, crecer y convertirse en algo de enormes proporciones si se tiene como incubadora una mente con capacidad de expansión. 
Las ideas son semillas y su germinación depende del número de veces que la riegues, de la forma en la que la nutras y una vez germinada la manera en la que la podas y le des el mantenimiento necesario para que siga creciendo y produzca frutos. 
Creo que todos tenemos ideas que por miedo al fracaso desechamos o abandonamos como semillas infértiles, sin embargo, si tomáramos una de esas ideas y la dejáramos crecer y cuidáramos de ella lo suficiente se convertiría en una gran idea. Todas las grandes ideas fueron en primera instancia, pequeñas. 
Cuantas pequeñas ideas hay en el abánico, el asunto es elegir una y casarse con ella y no desistir que ella alcanzará la proporción que vos decidás darle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?