11 mayo, 2011

Dear JP

Mi vida, yo necesito de tu traviesa mirada, de ese besito tibio y de tus manitas abrazando mi cuello. Necesito que sigiloso te acerques a susurrarme secretos, que me contagies de tu risa inocente y que juntos nos escapemos a ese mundo loco en donde vos y yo decidimos cuando llegan esos finales felices.
Mi pequeño duendecito, yo nunca me canso de vos porque esencialmente sos el combustible diario que necesito para sonreír y agradecer a Dios la hermosa presencia de mi dulce ángel personal.
TE AMO, MI PRINCIPITO AZUL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?