09 junio, 2011

Casate conmigo

Esta semana en mi clase de yoga conocí a una señora muy interesante, su nombre es Helena, Helena es viuda desde hace algunos años y raíz de esa pérdida empezó a interesarse por experiencias que le permitieran seguir viviendo, así me dijo, el yoga resulta una experiencia muy apaciguadora y permite una conciencia sobre vos mismo y tu entorno. Ayer nos escapamos un ratito a tomarnos algo luego de la clase y tuvimos una conversación muy linda.
Hablando del amor y la búsqueda de la pareja, decía que habiéndose casado tan joven nunca tuvo la oportunidad de casarse consigo misma, es decir, de conocerse, averiguar sobre qué le gustaba y que no, saber sus expectativas de vida... nada, simplemente se casó porque así se hacía antes, un chico buen partido y ella no quería que la dejara el tren, en fin, me dijo que a pesar de eso, había sido muy feliz, que amó profundamente a su esposo y después de 42 años de matrimonio... sí, toda una vida, no concibe cómo sería su vida sin haberse casado con él... Qué lindo, verdad? Yo suspiré y me pareció tan bonito. Ella casi de inmediatamente replicó pero sabés qué? Me duele sentirme tan perdida sin él, no se supone que así debe ser...

Me dejo pensando un montón, como muchas veces la necesidad de compartir nuestra vida con alguien, provoca que te olvidés de vos mismo, de disfrutarte, de casarte con vos, eso significa en las buenas y en las malas me echo porras, me aliento, me digo que sí puedo, que me amo, que soy lo más importante en este mundo para mí y soy realmente especial, no importa que ese otro no lo mire ni se dé cuenta. Y luego nos enamoramos en cuarta dimensión, yo me enamoro de que te amés tanto como para saber que merecés que te amen igual. Cuando descubrés todas esas cosas maravillosas en vos, te permités que otras las descubran y ahí mismo se te quitan todos los miedos...

2 comentarios:

  1. Casi me atraganto con un pedacito de manga al leer el título... XD jajajaja... pero que buena historia, bueno que excelente forma de conocer nuevas personas... ella nunca se imaginó que en sus clases de yoga encontraría una mujer con la cual conversar de la vida... no sé, esa parte de la historia me encantó.

    Con respecto a lo de casarse con uno mismo, pues cierto!!! Yo desde que empecé a amarme a mí misma antes que a cualquier hombre fue que empecé a ser feliz... nadie me lo dijo, lo aprendí de la vida y soy la persona más feliz del mundo... solo cuando uno es capaz de amarse a uno mismo es que Dios, el destino o como lo quieran llamar, se aparece esa persona que te mueve todo... que te complementa :)

    Cierto, antes Dios nos librara de casarnos después de los 20´s... ahora es diferente... primero uno y ya luego es cuando esa otra persona se va a enamorar de la persona que somos (se enamorará de una persona que se ama a ella misma y eso es importante!!!)

    Ya te escribí un post!!! XD jajaja jbesos Luniux, que pases un rico fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  2. Jaja... Es que lo pensé mirándome en el espejo y pensando "nena, te querés casar conmigo?" Y vino a escribirlo.
    Me encantó esa conversación porque es como decís tenemos que amarnos a nosotros mismos para que otros puedan amarnos, definitivamente así debe ser. Y ese amarse significa aceptarte así como sos y valorarte por ser como sos.
    Eso me encanta, ahora más que nunca me miro y me amo, creo que muchas experiencias anteriores me lastimaron mucho y un ejercicio tan simple como aceptarte a vos mismo y atreverte a levantarte el ánimo es algo que no había logrado hasta ahora.
    Es lindo poder quererse y valorarse tanto como para exigir que te quieran y te valoren igual.

    Gracias, Paliux XD por la visita, lindo fin de semana para vos también.

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?