17 junio, 2011

En el taller

Me chocaron el carro... por tercera vez en los últimos 9 meses... -.- x 1000.
No sé si tendremos pinta de piñata o que es la vara pero en fin, después del espantoso susto, hoy fui a dejarlo al taller, resulta que se queda el fin de semana y yo tengo que ingeniármelas sin él (btw, i miss you, babe). Eso significa ir a hacer diligencias (mal día para usar tacones -.-), recoger a mis sobrinos en media lluvia y regresarme en bus (odio andar en bus) y me duele un montón el cuello :(; realmente tampoco es tan grave pero sí es molesto pero lo hago porque sé que el pobre necesita ese tiempo para que lo arreglen. Eso me llevó a pensar en cuantos de nosotros seguimos en carretera aun con todas las abolladuras que llevamos a cuestas, a pesar de que nos han dado, de que no estamos en condiciones de continuar, tenemos que seguir porque nadie se banca que digás: -no, estoy en el taller, no me jodan, ingeníenselas sin mí.
¿Desde cuándo nos volvimos tan indispensables que no podemos tomarnos un tiempo necesario para repararnos? Pero nos convencemos de que no se puede, de que igual tenemos que seguirle dando y dando a pesar de que necesitamos ese tiempo en el taller.
Y nos pasa lo mismo con los amigos, ¿has tenido de esos amigos que siempre lloran por lo mismo? y todo el tiempo la misma cantaleta y solo te decís: -ya, supérelo... (espero que no estén pensando en mí como ejemplo -.-). ¿Desde cuándo nos volvimos tan insensibles que no somos capaces de apoyar aquel que necesita de tiempo en el taller? Una vida tan rápida, en la que todos somos factores de producción, en la que se necesita que estés bien para dar continuidad al ritmo ajetreado que llevamos nos ha hecho poco conscientes de que somos seres humanos, no ensambles de una producción masiva. Es que ya ni nos podemos dar el lujo de quedarnos en el taller el fin de semana.

Estos días me doy unas vacaciones (¡qué es eso! no tengo la menor idea pero voy a experimentar.), voy a disfrutar con los míos y a convertirme en un taller ambulante para los que quiero.

¡Buen fin de semana!

2 comentarios:

  1. ¡usted si que escribe lindo!

    :(

    quiero ser como usted cuando sea grande...

    XD jijijiji...

    Mon ami, quiero compartir tu post en mi blog... ¿me dejas?

    Espero que tu fin el el "taller" haya sido y sea un éxito, a veces uno lo ocupa... lo necesita... justo y necesario... ¡en todo aspecto como lo mencionas! El corazón... la familia... los amigos... ¡todo!

    ResponderEliminar
  2. Awwwwwwww.... Gracias, me halaga viniendo de vos. Claro que podés compartirlo o hacer cómo querás.

    Y gracias por las buenas vibras de siempre. Abrazos!

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?