04 junio, 2011

Los muros

-¿Y sobre qué escribes?
-Sobre lo que siento.
-¿Y qué sientes?
-Esa es la cosa que no sé que siento... :S
Por eso escribo tanto...

Y llovió tanto, tanto que los enormes muros que resguardaban la torre se empezaron a desboronar y fuiste testigo de cómo el agua se los llevaba y casi casi...

-¿Querés algo más?
-No, estoy bien.... ¿A qué le tienes tanto miedo?
-A equivocarme. A qué más.
-¿Y por qué piensas que te vas a equivocar?
-Porque ya lo he hecho antes...

La conversación prosiguió con algunas lágrimas en los ojos, con pena en las mejillas y con tristeza en el alma que se se siente sola aunque se vea acompañada, aunque persistás en ser su ángel de compañía.
Pero yo tengo formas muy sutiles de cambiar los temas y a base de salidas colaterales nos empezamos a reír y paró de llover y una vez más los muros se levantaron para cuidar el castillo que adentro seguro se siente pasándola solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?