17 julio, 2011

La edad de los por qué

-¿Por qué ese hombre duerme ahí? ¿No tiene cama o casa?
-No, no tiene.
-¿Cuánto cuesta una cama? ¿Son muy caras?
-Mi amor, no es tanto por lo cara, es que el tiene problemas con el alcohol 
y seguro tenía una pero la perdió por el vicio.
-¿Por qué su familia no lo ayuda?
-No sé, quizás el no quiere que lo ayuden.
-¿Por qué no quiere que lo ayuden?
-Mi vida, no sé... No lo conozco...
-¿Por qué si el guaro es tan malo hay tantos bares? 

Y así siguió preguntando y preguntando... Es difícil explicar el origen de las injusticias de este mundo, de por qué ese niño vende postalitas en la calle, o porque esa mujer está con un niño en brazos pidiendo limosna o por qué hablan de guerras o porque nuestro perro tiene una cama mucho mejor que la de ese hombre en la calle...

Le dicen la edad de los por qué pero a veces las preguntas que hace son tan difíciles de responder, no por tabú ni porque no pueda explicarle sino porque simplemente no tengo las respuestas... porque a veces, mi vida, yo me hago las mismas preguntas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?