28 agosto, 2011

Adiós Fidel...

Hoy nos dejó un músico sin igual de Costa Rica, Fidel Gamboa, del grupo Malpaís...
Se despidió pero deja como herencia un legado de sones y letras llenas de sentimiento. Gracias por todo, Fidel. QDEP.


Mi favorita...
¿Bolero yo?


Bolero yo? Jamás. 
Si ya no está de moda el corazón, 
además señorita, por favor, 
no estoy tan viejo. 
Por eso yo bolero no.
Tendría que tener mi voz
la golondrina del tenor. 
Tendría que tener la luz 
y las palabras del amor, 
que ya no tengo. 
Bolero yo? Jamás. 
Pues me hace daño recordar 
aquellos ojos verde mar, 
y en el camino angustia y soledad. 
Ya no tengo sueños que soñar, 
ni tumbao, ni feeling. 
Quién llama a deshoras 
susurrando un bolero para despedirse? 
Ya no tengo sueños que soñar... 
Bolero yo? Jamás. 
No insista señorita, 
otra canción, 
sería más apropiado, no lo cree? 
Otro momento... 
Es porque yo bolero no. 
Sería pasar la eternidad 
bailando con el desengaño. 
Sería avivar esta pasión 
con el bongó del sexo y 
llorar en cada acorde extraño.
Bolero yo? Jamás. 
Pues me hace daño recordar 
aquellos ojos verde mar, 
y en el camino de angustia y soledad. 
Ya no tengo sueños, 
esas son mis tres verdades, 
ni tumbao, ni feeling, 
estoy viejo pa' llorar. 
Ya no vuelvo a enamorarme 
y yo bolero, jamás. 
Ya no tengo sueños...

Boceto para la esperanza


Si fueras a tocar esa memoria...
parece eterno
el polvo de tus ojos;
pero el olor de aquella página no vuelve,
se fue, con los desvelos de tu frente.
Si fueras a tocar aquellos días,
la extraña magia
de todo lo que llueve,
tocar al sol que esta arrugado entre las hojas,
al perro y a la tía tejedora...
Cuando el aire tenía
rastros de azul,
en el patio cabía
toda la luz.
Llévame donde pueda,
abuela, dormir,
Si fueras a volver, llévame allí.
Si fueras a quedar en lo que queda:
aquella casa
debajo de los años,
aquella forma de mecerse los almendros,
el agua que inventaba la tinaja...
El tiempo esta dejándonos un tiempo
para volver
al patio de tus manos,
reconocer entre las sábanas tendidas
las caras que perdimos hace tanto.
Cuando el aire tenía
rastros de azul,
en el patio cabía
toda la luz.
Llévame donde pueda,
abuela, dormir,
Si fueras a volver, llévame allí.

2 comentarios:

  1. son tantas letras, tantas emociones, tantos suspiros y reflexiones...q descanse en paz el maestro!

    ResponderEliminar
  2. Así sea... Un gran maestro sin duda.

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?