24 agosto, 2011

Contigo


Contigo
a veces siento que juego con fuego, como si repitiera los mismos errores
como si después de tanta agua bajo este puente todavía creyera en dragones,
como si la línea de amigos entre hombres y mujeres no fuera ya bastante difusa
como si evadiera que toda esta complicidad a mi me pone confusa.
Como si yo todavía pensara que es posible ese cuento idealista de amigos,
como si no escuchara las alarmas que se encienden cuando hablo contigo,
como si cada día me convenciera de que lo que te liga, a mi ya no me duele,
como si cada día desenterrara sin cautela canales que todavía hieren,
como si no me importara nada, como si quisiera seguirme complicando,
como si no fuera más fácil cerrar esta puerta para seguir andando.

Como si de las miles de personas en el mundo aún así yo quisiera escogerte entre tantos recuerdos que me duelen, en medio de tantas (im)posibilidades para arriesgarse a que el ratón se haga amigo del queso, a exponerse vulnerable o a que no pase mucho quizás y haber perdido la madrugada haciéndome bolas. Contigo todo es tan fácil que a mí se me hace tan raro. Una que es medio tonta a veces o quiere solo intentarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y vos qué pensás?