02 agosto, 2011

Hola...

Toma solo cinco segundos decir un "hola" y quizás toma toda la vida decir "adiós".

-¿Y cómo has estado? ¿Qué ha sido de tu vida?... 

Y empezás a darte cuenta por qué habías dicho el hola.
Se aprende a vivir sin gente que contabas importante pero no se aprende a olvidarla del todo.
Porque la nostalgia es una rara enfermedad que sufren algunos culiolos, un tanto pendejos que no son capaces de ponerle fin a un sentimiento; que extrañan como forma parásita de vivir de los corazones de otros y que necesitan escuchar una voz o solo leer una historia de algo que se resume en líneas pero ha llevado en construirse todo el tiempo que estuviste ausente, que pendejada la de los que se alejan y vuelven para que les contés de los pedazos pero qué pendejada aún más grande de aquellos que no vuelven ni siquiera por un par de líneas entrecortadas.

¿Te cuento un cuento?

A veces tenía miedo, en las noches sobre todo, le daba miedo algún día despertar y darse cuenta que todos los que le rodeaban eran solo títeres que se movían a la orden de una sola voz. Pero lo que más le daba miedo era verse conectada a todos ellos por cuerdas que le hacían uno más de ellos, así que solía portar unas tijeras afiladas y cuando sentía un calambre se lanzaba tenebrosa abriendo y cerrando con locura las tijeras cortando el aire.

¿Te asusta? Yo me sé muchos cuentos de miedo que no cuento porque todos se asustan. 

Las historias más sencillas de contar son las que se resumen con algunas líneas, el trabajo, la familia y el amor, al rato unas metas personales, un qué pasó por qué no me hablaste más. Esa es la nostalgia de los culiolos. Las historias de miedo no se cuentan, somos demasiado pendejos para hablarlas; tienen formas de versos y se reservan a alguien a quien estás convencida que conocerás algún día, ese que estará en otro punto del planeta cortando el aire con unas tijeras tan afiladas como las tuyas. Esto último es una loca idea que probás en muchas personas y sin respuesta alguna, te ves tentada a regresar al pasado a buscar si no se te pasó un loco de tijeras que no viste porque estabas ocupada cortando cuerdas invisibles.

¡Hola!

A veces cuesta decir un hola cuando antes no se pudo decir un adiós.

¡Qué vida! ¿Dime, vida, si yo te hice así de rara o solo te atraje con cuerdas que colgaban desde arriba?

7 comentarios:

  1. Ufff....xq será q me siento taaaan increíblemente identificada con la protagonista de las tijeras? Q difícil esto de no querer apegarse, de huir cuando se empieza a sentir algo y luego pensar y repensar ''será q era lo correcto?''

    Yo he pasado hasta 4 horas con una ventana de skype abierta y cómo cuesta escribir el hola...creo q las 2 veces q lo he hecho, después me doy cuenta xq no debí hacerlo!


    A veces, muchas veces esto de conocer gente y dejarlos (o q nos dejen) en el camino apesta!

    ResponderEliminar
  2. Uy, Be, no había pensado en cuando te arrepentís de haber dicho el hola! Solo pensé en lo lindo de recuperar a alguien con un hola... Son los riesgos... pero es la vida sin ellos?

    Hmmm... que será mejor: cuando te llenás de un montón de "holas" atorados que por miedo a salir se quedaron o cuándo los dejás salir a riesgo de arrepentirte?

    ResponderEliminar
  3. suave yo se los juro que habia comentado este post... o.0 ¿tan mal estaba en el trabajo? creo que si... pufff!!!

    Hummmm recuerdo que debatía y todo en el comment jajaja XD ven lo que hace el azúcar en la sangre!!! Así como los borrachos no deben manejar, los diabeticos no debemos trabajar XD jujuju... ¿demasiado carebarro? :(

    Vieras que hoy pensaba en mandar un "hola" (creo que x culpa de Luniux y sus posts que lo ponen a meditar jijiji) peeeeero no, no lo hice. Más tarde, en un par de días, un mes, otro año... o mas bien para el cumpleaños, si si... pero ese hola no sé...

    Hay otros hola que no me dan miedo jajajaja :P

    ResponderEliminar
  4. Azúcar en la sangre? Hmm... no será otra cosa! jaja :P
    Pues, ese "hola" hay que medirlo bien para el momento correcto, el cumple? suena bien...
    A veces hace falta una excusa para el "hola", a veces la excusa misma es el "hola".

    ResponderEliminar
  5. Gracias por acercarme hasta este rincón.

    Nos veremos amenudo

    ResponderEliminar
  6. Hola...















    XD sorry la felicidad x salir me tiene hiperactiva jijiji

    ResponderEliminar
  7. Bienvenido, Toni. Sería un honor seguirte viendo por acá. :)

    Y Palitas querida jajajajajaja... me ha hecho mucha gracia tu saludito... XD jaja...

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?