30 agosto, 2011

El principio y el fin


Vos y yo somos dos capítulos solitarios que no encajan en ningún libro, sin saber que hacer el autor y para no perder tantas horas de orgulloso escrito te ha puesto a vos al principio y me ha dejado a mí el final, te dije un día:
"Qué lindo sería hacernos trampa y brincarnos esos capítulos de relleno tan sosos, tan superfluos, tan sabihondos, tan ajenos a vos y a mí, con ese montón de conexiones casi mal puestas que nos enlazan absurdamente al resto del libro". 
Y respondiste soltando este montón de letritas torcidas:
"Brincándolos no sabrían con tanto gusto este inicio y este fin".
Así que no importa el orden, si te atrevés como yo a leer de atrás hacia adelante o si te comés con ansias algunos de esos capítulos incongruentes... Vos y yo, mi amor, abrimos y cerramos la historia, contamos un cuento que solo tiene coherencia leyendo esos dos capítulos que no encajan en ningún libro más que como capítulos aislados que se comienzan y terminan el uno al otro.

3 comentarios:

  1. awwwwww así debe ser, no tienen q haber explicaciones lógicas ni congruencias q respondan a cada pregunta, el amor solito se entiende pese a las diferencias, pese a no "calzar" si calza ('',)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa idea de "calzar", me parece que de alguna manera debe ser así: que los dos calcemos...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. eso de calzar es como de complemento... no se... ay pero que bonito el amoooooooooor!!! :D Eso Luniux que cambio de plantilla jejeje

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?