15 septiembre, 2011

Como una idiota

"La tía Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota."
Mujeres de ojos grandes, Angeles Mastretta.
Ya no quiero ser más una idiota.
No me quiero enamorar.
No me voy a enamorar.
No me voy a enamorar.
No me voy a enamorar.
No me voy a enamorar.
No me voy a enamorar.
No me debo enamorar.
No puedo evitarlo.
Y así acabás con todo, para que putas te sirvió toda tu puta inteligencia si caíste rendida como una idiota, si perdiste el habla y todo rastro de razón que te quedaba.
Porque algunos se enamoran como asunto de vida o muerte, matándose para darle vida a otros; porque no saben otra forma de amar mas que perdiéndose ellos pero si no lo hicieran se perderían de todas formas dejando su esencia más pura, porque son de los que creen en actos heroicos, en misiones kamikaze...
Por eso nos resistimos tanto a enamorarnos, como aferrándonos a lo poco de raciocinio que nos queda. Afuera es tan claro pero adentro no hay opción porque hay momentos por los que te convences que vale la pena morir y no salvarse, porque en el fondo esperás que te rescate haciendo lo mismo, porque esa es la loca y absurda esperanza de los tontos, que haya otro tonto como él que no se resista a morir si es preciso en ese tonto intento.
He querido así y también he sido una maldita a la que han querido absurda e irracionalmente, por la que se jugaron mucho porque no sabíamos que había otra forma de querer más que matándonos entre nosotros, que si sentís que la querés tanto como para matarte otra vez por ella, a quién le importa la razón... pero qué amor tan impostor que ni siquiera tiene la decencia de matarte por completo, sino que te deja vivo para torturarte.
¿Qué he aprendido del amor?
Espero que nada porque tengo la tonta esperanza que no me haya visitado todavía, que mis actos kamikaze fueran un absoluto error, que tus actos heroicos dejaran de pesarme; que el amor sea por fin un asunto de vida, un asunto de inteligentes que saben que se pertenecen el uno al otro.

No quiero que nos amemos como idiotas, quiero que seamos nuestra decisión más inteligente, ¿acaso es eso posible? ¿o sigue siendo una tonta misión kamikaze en la que para salvarte, los dos nos morimos?

Estoy tratando de ser inteligente pero a veces es tan difícil...

4 comentarios:

  1. Jejeje Luniux, un conflicto mente-corazón?

    Enamorarse, si es como vivir pensando en el otro pero que lindo es enamorarse querida!!

    Amar inteligentemente sería mi opinión, amar sin perder la identidad, sin dejar de ser uno mismo para que el otro se pegue como sanguijuela... amar para que vivan dos al mismo tiempo y no solo uno. Amar con inteligencia.

    :P que bueno que sea viernessss!!! me da tiempo de bloggear!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Ay nena! Amar y pensar son verbos fuertes, se puede ser inteligente y estar enamorada...sin embargo, siempre significa riesgo, adaptarse un poco, aceptar otro...pero vale la pena cariño, eso lo tengo clarisimo! :)

    ResponderEliminar
  4. Ay, chicas, qué difícil. Pienso que el amor sano es aquel que te permite ser vos misma y que debería llevarte a equilibrar razón y corazón. Pero ese amor loco e impulsivo que te pierde... awww... ese es un amor que hace falta para sentir que estás vivo, aunque eso significa que tengás que morirte de a pocos..
    En fin, no me hagan caso, ando rara jeje.
    Besos ;)

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?