19 septiembre, 2011

Una gata

-¿Si fueras un animal? Hmmm... Serías una gata.
-¿Una gata?
-Y yo fijo estaría todas las noches con tu comida servida 
en la cocina esperando a ver si te dignas a aparecer...
-Hmmm... no creo, seguro me meterías en un saco y me irías a perder.
-Lo haría si eso me asegurara que te vas a aparecer en mi ventana...


Hmmm... si fuera un animal me encantaría ser una gata...
Este es un poema que me pasó una personita y me gusta mucho, a propósito de las gatas...

Una gata
Una gata es a veces otro animal
Una gata tiene las patas blancas y el rabo blanco
Una gata es totalmente blanca, del bigote hasta el rabo,
blanca como las nieves perpetuas del Mons Nix
Una gata es inteligente, más que un sillón más que una
ballena, más que un chacal
Una gata tiene miedo cuando debe sentir miedo y fuerza
cuando debe sentir fuerza
Una gata brinca el puente de la luna y saluda a Octavio
Paz, brinca de nuevo el puente de la luna, y esta
vez cae rendida a los pies de Vicente Huidobro
Una gata sabe cuando moverse y cuando ser una estatuilla
egipcia, sabe cuando ser de alabastro y cuando de barro
Una gata tiene consciencia de quienes son sus hijos y quienes no
serán sus nietos
Una gata es muchas veces una mentira disfrazada de
verdad, es un mito, un símbolo para confundir
incautos y suponer que se sabe la verdadera verdad
Una gata a veces no es genuinamente una gata, es un
nombre, una ciudad, un hombre, algo que se confunde
con otra gata quizá
Una gata es una actitud, un sentimiento una visión de
muerte, puede ser un sentimiento de guerra, de rito
me aceptación, pero lo que una gata jamás es nunca,
es lo que creemos que es…
Una gata… es siempre otra gata

Alexánder Obando
"El más violento paraíso"

2 comentarios:

¿Y vos qué pensás?