23 diciembre, 2011

Han sido días muy cansados, sin embargo, lo que más me pesa no es el cuerpo, es el corazón...


porque nuestro amor
es una esmeralda que un ladrón robó.

Cansada al punto de que no me interesa nada ni nadie, un tanto harta de todo y solo quiero que me dejen en paz. That's all.

Pero tengo que seguir, 
queda mucha vida por vivir en mí,
y de pronto llegará 
un amor que no se marchará jamás...

3 comentarios:

  1. Uy nena q tan identificada me siento!!!

    Espero a diferencia mia, no tengas q trabajar esta navidad! Un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, Be, también tuve que trabajar navidad pero llegué corriendo y pude celebrarlo lindo.

    Palas querida... un poquillo perdida jaja pero espero que la hayas pasado lindo.

    Besos!

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?