23 enero, 2012

La palabra

"Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho, si digo “manzana” no es la maravilla innombrable que enamora el verano, Si digo “árbol”, apenas me acerco a lo que saben las aves; el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.
Sé que la palabra no es el hecho, pero sí se que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras."
Facundo Cabral


Palabras... La vida reinicia con una palabra pero la palabra no es la vida. Es una fragancia. Una historia. Una idea. Un recuerdo en mi mente que se incendia a razón de esa palabra, que no se consume porque espera un futuro de otras tantas palabras que no significan nada si no fuera por la gracia que les adjudica mi alma. Un sí, un no son solo palabras, cortitas y claras pero redondas como dos universos enteros de inquietantes principios o polares finales; sin embargo, volátiles porque al cambio del ánimo se pierden y no las mirás más porque son solo palabras. Entonces te das cuenta que ni el eclipse, ni la puesta del sol, la lluvia, el viento, el arcoiris, la estrella fugaz, el rocío de la madrugada, la flor gloriosa de la temporada, el canto del ave ni la sombra del árbol milenario requirieron de una sola palabra para ser. Pero vos que sos tan efímero como la palabra, necesitás de ella para apreciar todo aquello que sin conocerla supo existir y ahora cuando la oíste de mí, pudiste volar con ella hasta ese punto del cielo donde se disuelve la estrella, por eso nuestra vida está llena de tantas palabras.

Vos querías un hecho, te grité "¡yo también!" y nos cobijamos de palabras; las enlazamos, describimos el hecho, el hecho sería por las palabras que lo comprometían pero las palabras no son el hecho, son energía que muta en tu pecho y así termina el poema, con un verso invisible que la memoria revive, mas eso es solo palabra.

No desprecio las palabras pues me evocan tantas cosas, cada palabra es un pedazo de vida, un recuerdo que se perpetúa en la fugacidad de quien dijo "noche", "luna", "amor" y algo tan cómico como "bizcocho". Son lindas las palabras, superficiales o profundas según quien las escuche, cálidas o frías según quien las pronuncie, dolorosas o dulces según lo que comprometan. Ese es nuestro mundo de palabras. 

Te confieso que a veces solo aspiro a su ausencia, me harté un tanto de la memoria, del recuerdo; quisiera un mundo de hechos en silencio, de esencias, una tras otra que no requieran ser nombradas ni creadas por palabras, que existan sin vos construyéndolas, sin mí invocándolas. Yo quiero un te amo sin palabras, un te amo sin etiquetas, reglas o compuestos. Un te amo que se acuesta sobre el prado y respira la vida en el eclipse, en la puesta del sol, en la lluvia, en el viento, en el arcoiris, en la estrella fugaz, en el rocío de la madrugada, en la flor gloriosa de la temporada, en el canto del ave, en la sombra del árbol milenario, en el amor que crece en el vientre y fue un hecho sin la obligatoriedad de una palabra.

1 comentario:

  1. Tan solo un "Te Amo"...

    Un abrazote mi querida Luniux, que tus noches estén estrelladas y que esas estrellitas te roben una que otra sonrisa!!! :*

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?