24 abril, 2012

El último bocado

 Siempre he tenido una manía: 
reservo de último la parte que me parece más deliciosa del plato, ese es el último bocado. 
¿Solo yo?


Hace unos días leí una entrada random de un blog que me dejó pensando, en realidad, leo muchos blogs interesantes y que posiblemente han tratado el tema ya pero de alguna forma la idea me ha rondado la cabeza debido a otros hechos recientes. La entrada hablaba un tanto de la selectividad de las mujeres y la exigencia de algunas para relacionarse en la actualidad. Y en eso, creo que conforme pasa el tiempo, todos -hombres y mujeres-, necesariamente nos hacemos mucho más selectivos y quisquillosos al relacionarnos en plan de pareja, es decir, después de todo el aprendizaje alcanzado, sería un desperdicio y cabezonada si no. 

Selectividad o miedo al riesgo...
Siempre he dicho que soy una de esas personas que cuando se enamora, se enamora con todo; por eso en mi corta juventud he seguido amores apasionados que me hicieron perder la cabeza; sin embargo y aun así, la mayoría han sido bastante afortunados porque aunque lloré mucho, amé y me amaron más.

Quizás por eso a veces frente a un recuerdo hago esos silencios misteriosos, por eso de la nada frente a una cosa simple como una cuña de guitarra se me escapa una sonrisa casi en tono de mal pensamiento; porque me recuerda un nombre, una historia, un mundo entero de sonrisas cómplices y de confesiones íntimas, un pedazo de vida encerrado en el cubo del hielo del pasado que a veces derrite en días más calurosos que otros. Ay... [inserte suspiro profundísimo].

En fin... pero todo eso... es pasado me dirán, relaciones fallidas dirían otros, mas yo creo que TODO ESO ES VIDA, necesaria para un día poder mirar el pasado y decir "qué rico lo vivido", nadie te lo quita y nadie podría robarte la inspiración que te provoca un lugar o un cuaderno amarillo al azar.

Eso me lleva a la selectividad, y aunque debo reconocer que en mi etapa moza he sido absolutamente ingenua cuando se trata de amor, muy capaz de todo; también tengo esa extraña sensación de estarme "preparando" o reservando para algo loco... quizás un suspiro que termine matando las neuronas que me quedan o uno de esos capítulos de final inesperado, lo que sé es que cuando has vivido cosas realmente buenas, poco te impresiona lo menos, querés algo que supere todo lo anterior y qué difícil porque la única forma sería que esta vez sí funcionara... 


En torno a eso, de repente cada vez que conocés a alguien lo medís con el "no, no va a funcionar" y aunque parezca una actitud poco arriesgada, la edad y los riesgos ya vividos te obliga a hacerlo. En especial porque después de haber pasado tanto, empezás a gustarte demasiado jaja y aunque suene narcisista, te enamorás tanto de vos mismo que no te parece que perderte en algo poco duradero lo valga.

¿Tiene sus contras? Sí y no. Los últimos años he conocido a muchas personas con dicha manía, una selectividad tan extrema que nos terminamos eliminando a puro análisis sin saber que habría pasado, porque ese "I PICK YOU" significa tanto, que darlo a la ligera te parece una lástima. Algunos dirán miedo al riesgo, yo diría que la selección que hacemos es de riesgos y siempre habrá uno que lo valga todo, ese se espera; y que alguien pueda pensar así de vos es la más maravillosa ganancia. Así que si no lo has provocado en alguien no te perdiste de nada. Entonces no tenés por qué tener arrepentimientos porque estás pensando en ese último bocado, en ese que sabe tan rico.

2 comentarios:

  1. :P los platanitos maduros quedan para el final... o el mejor pedacito de pie de manzana con helados... yummy!

    En el amor el mejor bocado es uno jejejeje :P modestia aparte, XD los amores pasados son experiencias que nos llevan a donde estamos ahora: selectivos, cuidadosos o talvez un poco más locos... todo depende de las vivencias pasadas y de como tomamos la vida si con filosofia o dos de azúcar ;)

    arrepentirse? solo de lo que no se arriesga uno a hacer, de lo demás? solo enseñanzas

    TQM Luniux!!!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, qué rico un postrecito jeje...

      Pues sí nena, yo creo que la vida deberíamos vivirla sin arrepentimientos lo que hizo bien y lo que no también está bien, pues la verdad si no lo hicimos, la vida sigue y te encontrás luego con mejores cosas que te muestran que aquello no hacía falta. Pero como vos decís todo depende de las vivencias y perspectivas de cada quien.

      Un besote, querida!!!

      Eliminar

¿Y vos qué pensás?