30 abril, 2012

Te quiero presentar a alguien


-¿Y a vos quién te dijo que yo quiero conocer a alguien?
-Vos.
-¿Yo???
-Sí, siempre decís que querés conocer al amor de tu vida.
-Ah... entiendo, entonces este sí es el amor de mi vida.
-Todavía no pero lo será... Además te quiere conocer.
-Ah, ya: como me quiere conocer, se supone que yo también tengo que querer conocerlo.
-Te va a gustar, es simpático, además es atractivo, profesional, trabaja y es todo lindo.
-¿Y por qué si te gusta tanto no te lo dejás?
-Porque es para vos. Haceme caso.
-No, no, no, gracias pero no.

-Bueno, muy tarde, ya lo invite a venir. No seas odiosa.

Así es más o menos una emboscada y después conocés al amor de tu vida y tenés unos gemelitos divinos, compran una casa en residencial y los mandan a un colegio privado porque la educación es importante. Y sonreís taradamente porque confirmás que efectivamente sí había alguien así de maravilloso para vos y el cuento de amor se te hizo.
Excepto porque el tipo es un engreído, tiene las cejas muy gruesas y además un montón de pequeños defectos que poco importan pero que si te dedicás a buscarlos, fijo los tiene. Bueno, quizás eso no pero sus ojos no dicen nada y estás bastante aburrida de conocer gente, de presentarte y contar la historia complicada de tu vida, sonreir pensando en otro lugar (más feliz), de justificar tus manías (que de hecho son injustificables), de cuidarte de ser incorrecta (o su equivalente "menos odiosa").
Estar soltera apesta no por estar sola sino porque los demás creen que tenés que estar con alguien y que están en obligación de buscártelo, que si no salís el fin de semana es porque la depresión te está matando, o que si suspirás un poquillo pensando en el que no está es porque estás obsesionada con él (como si ver fotos y dedicar la tarde a pensar que estará haciendo calificara como obsesión... =C ). Tan raro, un almuerzo se convierte en una notificación oficial de que deberías hacer lo mismo que hace ese que se había auto-proclamado el amor de tu vida, el mismo que sale con otras chicas lindas porque así se superan rupturas, porque no deberías "ser tan tonta" (es extraña la forma en la que te motivan algunos). 
En fin... me temo que mi problema de volver a ser soltera es que no quiero ir a un bar, ni quiero verme linda para alguien que no sabe que escribo poemas, que periódicamente me da por llorar (así como para reiniciarme) y que aunque intento ser muy matona en el fondo soy bien pendeja; que por mucho lo que quiero es acurrucarnos en el sillón, mirar una película y hacer juntos la cena, pasar de la sala a la alcoba y no tener que preguntarme si mañana estará conmigo o si es solo un espejismo de esos que se presentan en carruaje.

¿Sueno triste? Hmmm... Bueno, digamos que el tipo no era feo, en realidad era bastante nice; hablé de la U y de mi trabajo, hicimos un par de chistes de nuestra casamentera, él habló de... algo raro que no entendí (los engreídos que hablan de temas complicados para presumirte lo que saben... yeap, como conozco de esos) pero sonreí mucho, no fui odiosa, fui políticamente correcta. Comí rico y se ofreció a pagar la cuenta (por supuesto le dije que no era necesario) y nos abrió la puerta. Fue interesante. Pero digamos que espero no verlo nunca más. :)

4 comentarios:

  1. "Te acompaño en el sentimiento" es frase de velorio, pero curiosamente encaja, porque ya no sé qué hacer con La Maga y su manía por esquivar a los hombre que quiero presentarle... Lo bueno, se hace esperar.
    Me encantó esta entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esquivar a los hombres... jaja.. como si fueran balas! XD
      Yo no sé porqué la gente le da por presentarte candidatos, no sé qué piensan si es que una no tiene la capacidad para buscarlos o que simplemente en este momento no te interesan... ese es para mi el problema, no los tipos, en realidad creo que hay buenos tipos ahora, solo que todavía no he pasado a ese modo. :/

      Saludos a La Maga. ;)

      Eliminar
  2. Andamos solos este camino y de vez en vez nos encontramos reflejados en espejismos enmascarados...Un fuerte y amigable abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena frase... pero un tanto triste, que por fin sintás que encontraste un reflejo pero que sea un espejismo, quién está entonces enmascarado? el espejismo? vos? será que nos estams engañando a nosotros mismos?...

      En fin, gracias por leer y bienvenido. :)

      Eliminar

¿Y vos qué pensás?