24 mayo, 2012

Quiero verte

-Quiero verte.


Dijiste.
Así sin más.

Y de repente me temblaron las rodillas y mis afectos dibujaron castillos en el aire, quise esperar para no contestar enseguida y disimular ese arrebato que tengo en el pecho y que baja como una calentura debajo de mi falda pero ese calorcito me nubla el juicio y te imagino jugando con mi pelo, acurrucándote un poquito en mi alma, velando mi sueño, besándome el ombligo, diciendo que te encanta ese lunar y ese y ese y luego la noche se hace cortita entre las sábanas y volvés a reirte de mis ocurrencias y yo te escucho hablar de todas tus teorías izquierdistas y esa mirada regresa suavecita al inicio y luego que quema y ardemos los dos  como antes cuando nuestras pasiones no eran transacciones y nuestros encuentros eran menos mundanos.
A pesar de todo yo insisto en defendernos, en decir que tus desconsideraciones son mi culpa, pero me temo que soy eso que no quiero ser cuando se trata de vos y me esfuerzo tanto por ocultártelo que me duele.

¿Qué si te quiero?
Te quise mucho... hasta doler, hasta el límite que llega a mi amor propio y quizás un poco más allá de eso.

Por eso si hoy decis "te quiero ver", puedo decirte con absoluta sinceridad "andate pal averno".

2 comentarios:

  1. Y si... A veces nos merecemos que nos traten de esa manera. (Lo confieso :P)
    Pero creo -me parece- que todavía lo querés un poquito... Un rechazo hoy, no significa que mañana no digas "si" (Hay que ver que pasa cuando llegue el próximo "quiero verte")
    Si no lo quisieras nada -pero nada- dirías con absoluta sinceridad "andate a la mierda" ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja... puede ser, por eso por ahora solo celebro el andate al averno de hoy, es a lo que pude y eso ya es un avance jaja.

      Saludos

      Eliminar

¿Y vos qué pensás?