23 mayo, 2012

Sobre héroes sin traje

Mi papá es un hombre de poco hablar y con su enfermedad los lapsos autistas de silencios se han prolongado más. Nosotros le hablamos, yo me siento junto a su cama a hablar cual tarabilla (eso dice él), lo hace también mi sobrino (menuda herencia les dejé) y a veces él solo esboza una sonrisa; sin embargo, esa mueca de sonrisa tiene la facilidad de partirme el alma, él nunca sonrió como ahora.
Me gusta acostarme en su cama, dejo los tacones a un lado y me despreocupo del vestido y solo me acuesto como cuando me daba miedo dormir sola; mi papá era un hombre severo, daba tundas casi mortales pero cuando se trataba de mi carita sin dientes buscando un héroe se derretía en seguida.
Una vez mi hermano me pegó un chicle en el pelo y fue tal el desastre que tuvieron que cortarme unos mechones, lloré tanto en su regazo que raparon a mi hermano (eso todavía no me lo perdona). Siempre fue mi justiciero, tanto que algunas veces cuando lloro me dan ganas de llamarlo, el mundo era más fácil cuando él se encargaba de todo.
De unos años para acá hablar de muerte es un tema natural en la casa, así lo implantó él y como es de pocas palabras, todos acatamos. De repente no es una cosa tan amarga, son fines de semana de familia, llamarlo solo para decirle "te amo", abrazarlo rico y ser poco "juiciosa" para que se ría, contarle sueños y planes y preguntarle qué piensa de ellos y esperar a que sonría.  

Que lo dejés descansar- dice mami desde la puerta.

De todas las épocas en nuestras vidas creo que esta es la más dulce que hemos tenido por real y honesta porque ya no veo un traje de héroe, veo al ser humano que a pesar de sus temores es capaz de sonreír exclusivamente para mí... eso es lo que hacen los héroes...

6 comentarios:

  1. Aychhhh Lunis que se me han saltado las lagrimas .. Luego regreso me quede sin palabras .

    ResponderEliminar
  2. Wow... Luniux, al igual que Kamille mis ojitos se han nublado con lágrimas... que bello!!! y es que así debe ser... ya "grandes" debemos ver y tratar con cariño a esas hermosas personas que nos dieron la vida y nos educaron (de la manera más correcta según ellos y lo que vivieron)...

    A veces en las actividades de servicio del Club de Leones uno mira ancianos solos... con esa mirada perdida y desearía que los hijos no los abandonaran porque se hicieron "viejos" y "ya no hay tiempo" para compartir...

    Gracias por este hermoso post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awww... Qué triste eso que decís, vivimos en sociedad de lo desechable, nos olvidamos de los afectos con facilidad y cuando se trata de nuestros mayores nos olvidamos de lo mucho que nos cuidaron y amaron.
      En nuestro caso, mi papá a pesar de esta etapa de "fragilidad" nos ha demostrado tanta entereza que me ha ayuda a seguirlo admirando no como perfecto si no como ser humano y eso ha sido mayor descubrimiento que me ha dado esta situación.
      Gracias por leer y compartido. Un abrazo ;)

      Eliminar
  3. Leí esto y sentí tantas cosas; es más casi lloro! Mi papá siempre me recuerda a ese heroé que no es habilidoso, ni muy fuerte, pero si muy valiente para hacer las cosas que el creía justas para cuidarnos y enzeñarnos tantas cosas (sobre todo a mi como su primer hijo). Mi papá siempre a sido de pocas palabras y muy solitario, pero dio la cara muchas veces que fue necesario a pesar de su enfermedad. Es triste ver como una enfermedad borra poco lo que es una persona y como ese escudo que parece a veces impenetrable surge para no mostrar debilidad. Hace días que mi papá no se rie como antes, pero todavía tengo mucha fé de verlo muy felíz en un mañana. Como siempre escribís hermoso, gracias por lo que nos compartis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... Gustavo... te entiendo perfectamente. Cuando pienso en mi papá se me vienen tantas cosas a la mente pero sobre todo pienso en cómo la vida nos pone en diferentes posiciones para que aprendamos a apreciar a cada persona en nuestras vidas, la enfermedad es una prueba difícil de enfrentar pero es solo en la adversidad que nos sale el verdadero heroismo.
      Héroes sin trajes que no salen en las películas pero que tienen un lugar en el corazón de sus hijos.
      Un abrazo y que tu papá tenga muchas más sonrisas que regalarles.

      Eliminar

¿Y vos qué pensás?