07 julio, 2012

Somos del mar

Somos barcos tirados al mar,
nuestra vida es navegar
hasta perdernos en el horizonte,
hasta que esa gente en el muelle
se vuelve pequeñita 
y sus adioses son solo ayeres.

Nuestra ruta es el viento,
una brújula y estas cartas naúticas
pero nuestro destino es el mar.

Llevamos pesados cargamentos
y tripulaciones enteras 
que se engacharon a una ruta,
que esperan que cumplamos su destino
pero nosotros solo soñamos con la altamar, 
por eso cuando el escorbuto los invade
los llevamos a su sueño de la orilla, 
a tierra firme inmune a nuestros vaivenes,
y luego los vemos desaparecer
y ser solo eso, pasajeros de un puerto.

Escribimos historias sobre el mar,
de tesoros escondidos y locos bucaneros,
de saqueos de piratas y cantos de sirenas,
de la chica con el vestido blanco en aquel puerto,
del aquel marinero de sonrisa pensionada;
a veces solo callamos sobre esos misterios
de ultramar que conocemos solo los barcos.

Pero no te engañes.
Que nosotros somos del mar 
pero también esperamos 
sobrevivir a los naufragios,
al tiempo inclemente
y a los adióses de los puertos,
porque esperamos algún día
echar nuestras anclas frente a una isla 
a la que llamemos hogar.

2 comentarios:

  1. Pero que bonito!!!
    Me hizo recordar una canción que hace tiempo que no escucho...

    http://www.youtube.com/watch?v=bquiEp0xDs0

    Corazón de barco

    Tengo el corazón en dos mitades
    que apenas pueden sostenerse
    la derecha tira al viento
    y la izquierda tira redes.
    Y al abrir los ojos de mañana
    cuando comprendo donde estoy
    creo que el mundo cabe en mi cama
    pero me creo lo que no soy.
    Corazón de barco, furia reprimida
    marea alta con las velas cortas
    si lo que importa no es esta vida.
    Corazón de barco, todo lo abandonas
    será tu origen de bosques lejanos
    eso de andar buscando lo imposible.
    La abulia de los domingos
    clava su arenal en mí
    estoy desnudo sólo recuerdo
    el astillero donde nací.
    Y me hago daño creyendo
    que alguien vendrá desde la orilla
    me creo libre pero dependo
    que ella se suba a mis costillas.

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?