27 diciembre, 2012

Luna de día


Luna llena 
como el lunar de tu pelvis,
ese que se hace más perfecto
cuanto más me acerco.
Tan llena que no acaba en la noche,
me sigue al llegar la madrugada 
y se anida como ese pensamiento 
en el que me pierdo. 

Tan llena que siento que perdí algo
y que lo gané todo;
me atrapa la idea de que las lunas
siempre son llenas,
no recuerdo menguantes 
ni días sin ella entera.

Ya no pierdo el aire,
me llega alto y puro
y me da por dormir
pensando en que 
probablemente había luna llena 
cuando te conocí.

2 comentarios:

  1. Uffff q manera la tuya de estar disfrutando así esas lunas llenas!

    Me alegra leerte así Lunita linda...te quedó precioso el poema!

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?