29 enero, 2013

Apostemos

Apostemos
a que la luna es un botón
que tus dientes desabrochan;
a que mi sueter negro es la noche
y mi cintura, Orión
de tus dedos cosmonautas.

Que debajo de la noche
mis colinas se convierten en volcanes.
Que si me besás un poco más
yo soltaré una lluvia de estrellas fugaces
para concederte todos tus deseos.

La noche es breve y esconde poco, 
seamos honestos
que ni tus ríos ni mis fuentes 
requieren de más palabras,
a tiempo estamos de que te desbordes
sobre todas mis llanuras.

Apostémoslo.
Pero apostemos algo.

Porque en este punto
quien gana o quien pierde es relativo,
jugamos siempre las mismas cartas,
blofeamos, cedemos,
me mirás, te espero
y se repite automáticamente la misma rutina
porque si me dices que me quieres,
que lo harás por siempre,
yo te lo creo.

Vamos. Apostemos.
Pero esta vez apostemos algo distinto.


4 comentarios:

  1. Seremos el último bastión de los "para siempre"? La Maga los sostiene estoicamente: "negociaría mi alma por tenerte cerca y darte mi eternidad" dijo alguna vez. Y todavía no logra zafar de la apuesta. Ay, Luna! Qué bella entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, nena.
      Para siempres... por qué será que usamos tanto los para siempre si somos tan mortales.
      Saludos

      Eliminar
  2. No vale que siempre me hagas llorar...
    Un beso enorme! Y gracias!

    ResponderEliminar

¿Y vos qué pensás?